BUSCAR

viernes, 3 de noviembre de 2017

Provocar para leer

Estudiantes de la ENSD María Montessori con el escritor
Antonio García Ángel. Foto: Cristina Sánchez

Entre las cinco acepciones de la palabra "Provocar" que encontré en el Diccionario Enciclopédico Larousse 2002, marginada esta de acciones como irritar, excitar o desafiar que allí se encuentran, recibió mi mayor atención la siguiente: Ocasionar, causar, mover a algo. Es, si duda, uno o varios actos de provocación los que provienen de una de las docentes de filosofía de la Escuela Normal, Cristina Sánchez. Ella misma emplea este término para referirse a la acción que mueve a sus estudiantes a leer. Y es que Cristina utilizar un método realmente sencillo, ofreciendo un listado de libros sugeridos (que supera los cien) para que sea el estudiante el que mire, escoja, explore, lea (rechace), y procese todo esto con miras a que sea el libro, su trama, prólogo y contenido, el que seduzca al nobel (o avezado) lector. Los resultados han sido extraordinarios. Además, como buena mediadora en la lectura, también organiza algunas salidas para dialogar con escritores y sus obras. Iniciativas así pueden producir más estudiantes provocados al mundo de la lectura, sobre todo, si estas, también contribuyen a leer y criticar el mundo en el que viven, día a día, más cargado de historias que ocasionan emociones y reflexiones sobre lo que somos y vivimos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario